Fisioterapia

Oncológica

También hemos incluido dentro de nuestros servicios la fisioterapia oncológica que tiene como objetivo prevenir, tratar y/o mejorar las secuelas que el proceso oncológico pueda dejar en un paciente y que sean susceptibles de tratamiento con las técnicas de fisioterapia existentes.

¿Qué secuelas pueden tratarse?

Después de una cirugía o del tratamiento de quimioterapia y/o radioterapia aparecen problemas derivados de estas intervenciones que pueden mermar la calidad de vida del paciente.

La aparición de las secuelas es diferente para cada tipo de cáncer y para cada persona que lo padece. Así, el protocolo de actuación no siempre es el mismo, aunque la etiología del tumor lo sea. La fisioterapia oncológica interviene en el pre y pos operatorio de tumores de cuello, cabeza, tumores pélvicos (próstata, útero, ovarios…), tumores óseos, tumores de piel y tumores tóraco-abdominales (colon, pulmón…).

Cualquier paciente que desarrolle síntomas relacionados con las secuelas del proceso oncológico (cirugía, quimioterapia, radioterapia, hormonoterapia) es susceptible de tratamiento con fisioterapia. Los síntomas más frecuentes son:

  • Fibrosis
  • Impotencia funcional
  • Incontinencia urinaria
  • Retracción de cicatrices
  • Neuropatía
  • Linfedema
  • Problemas respiratorios
  • Déficit de control motor
  • Dolor y fatiga

El fisioterapeuta puede intervenir en la etapa prequirúrgica y postquirúrgica, tanto inmediata como tardía, mejorando las condiciones para la cirugía y detectando los factores que influirán en la recuperación, así como emplear las herramientas necesarias para mejorar su función y reeducación para las actividades diarias y profesionales.

Debemos incidir en la educación sanitaria para informar y asesorar sobre la posible aparición de problemas derivados de la cirugía y/o enfermedad como:

  • prevención del linfedema
  • problemas de movilidad de la zona operada
  • alteraciones en la micción/defecación, etc.

El tratamiento se basa en ejercicio terapéutico y terapia manual adaptados en los que se realizará:

  • Valoración y tratamiento si es necesario del edema postquirúrgico y de la cicatriz.
  • Valoración de posibles problemas neuro-músculo-esqueléticos causados por la enfermedad y/o su tratamiento.
  • Valoración del estado de la piel.
  • Valoración del posible linfedema de miembro superior, mama, miembro inferior, genitales y cara/cuello; síndrome del cordón axilar.
  • Valoración y tratamiento de las disfunciones que pudieran aparecer tras el tratamiento del cáncer a nivel ginecológico y urológico (alteraciones del suelo pélvico, linfedema, alteración de la imagen corporal, dolor, fatiga, incontinencia urinaria, disfunción sexual y estreñimiento), disfunciones a nivel gastrointestinal (incontinencia fecal o de gases, estreñimiento crónico), así como disfunciones respiratorias.
  • Prescripción de programas específicos de ejercicio terapéutico después de la cirugía/radioterapia.
Abrir chat
¿Necesita ayuda?